Seleccionar página

Los dioses antiguos tomaron varias formas. Fueron ocasionalmente personificados por los gatos negros, específicamente las diosas egipcias Bast e Isis. Bast era una diosa leona del Sol durante la mayor parte de la historia del antiguo Egipto, pero después cambió a la diosa gato (Bastet).

La Diosa grecorromana Diana Triformis y Tergemina – Selena/luna (luna llena, madre), Artemisa/ Diana (luna creciente, virgen), Hecate/ (luna oscura, bruja), especialmente Diana aparecía a menudo en la forma de un gato negro. Asociado con la Diosa Diana y muchas diosas asociadas con la luna, incluidos algunos dioses que gobernaban el sol, todos los gatos se convirtieron en símbolos de la fertilidad y de la mujer.

Los gatos negros símbolizan la Magia y la oscuridad después de la diosa Diana, que más tarde sería conocida como la reina de las brujas. Luego Roma se hizo cristiana y todo lo que tenía que ver con los dioses Paganos debía desaparecer. El gato negro, símbolo y compañero, personificación de las Diosas y la magia, pronto ganó una mala reputación y ya no fue un símbolo de la vida y se convirtió en precursor de la mala suerte y la muerte.

Domesticados y ya no venerados como dioses en abrigos de piel, los gatos tenían un trabajo que era deshacerse de las alimañas, esto les dio el poder de proteger las casas de los humanos de los parásitos y las ratas que transmiten enfermedades. También tenían el trabajo de ofrecer compañía a los solitarios, convirtiéndose en los favoritos de las viudas y los ancianos, así como de los desdichados.

Los gatos negros fueron acusados de ser brujos porque tenían pelaje negro, vidas sexuales extrañas, aullaban, su gruñido era de otro mundo y daban miedo. Las mujeres los tenían como mascotas y hablaban con ellos, es por eso que muchas veces cuando quemaban en las hogueras a mujeres acusándolas de brujas, también quemaban a sus gatos.

Los gatos negros también son cazados por gitanos y hechiceros por sus propiedades mágicas. Se creía que tenían poderes psíquicos y que eran la forma preferida que a los demonios y otros espíritus les gustaba poseer cuando se les pedía que completarán una tarea para el mago.

Hasta el día de hoy, los gatos negros son asesinados en diversos rituales de distintas religiones y prácticas. El gato negro inspira misterio y poder a su larga asociación con las brujas tanto históricas como místicas y no es una coincidencia. Los gatos negros son “las pequeñas panteras de la casa”, que invitamos a nuestros hogares.Los gatos negros no solo protegen nuestros hogares de espíritus malignos, sino también de energías negativas que residían allí incluso antes de que el gato llegará a la casa. El campo astral del gato es tan fuerte que puede perseguir cualquier entidad negativa por esta razón, las personas que realizan espiritismo no permiten que hayan gatos en una sala donde se vaya a realizar una sesión, porque puede asustar a los seres astrales.

La presencia de los gatos durante los rituales mágicos es muy alentadora. La presencia de gatos te protegerá de cualquier ojo malvado o maldición. Si sospechas de alguna persona que tiene pensamientos impuros y estás en una conversación con ella, mantén las manos sobre el gato usando tu mano izquierda para acariciar su cuello y con la derecha acariciar su cola. Así estarás en pleno contacto con el animal y tus campos de energía se unirán en un único campo de fuerza que te mantendrá a salvo, incluso de ataques poderosos.

Los gatos aportan energía positiva a la casa contribuirán al bienestar y prosperidad de toda la familia. Un gran uso de los poderes mágicos de los gatos se encuentra en la curación. Sea de cualquier raza y color, tienen la capacidad de tratamiento y pueden tratar inadvertidamente a sus maestros, acostándose en sus puntos adoloridos.

Estos hermosos, mágicos y maravillosos animales, con una simple caricia, pueden liberar a las personas del estrés mental y emocional.

No es de mi autoría pero aparece de manera anónima y creo que es algo que tiene que compartirse.